Formas para evitar el estrés laboral

Con el estrés, lo mejor es tomar medidas antes de que se apodere de nuestra vida, Prácticamente cualquier persona puede padecerlo en cualquier momento de su vida, así que tiene sentido el tomar medidas preventivas contra él.

Muchas de ellas deben aplicarse en el trabajo, ambiente en el que frecuentemente se dan situaciones estresantes que, en lugar de dejarlas en la oficina, vamos cargando.

A continuación te presentamos varios métodos que puedes utilizar para prevenir el estrés laboral. Aplica aquellos que más se adecúen a tu situación.

Administración del tiempo

Seguramente eres de los que piensa que el día no tiene suficientes horas. Correos electrónicos, tareas de último momento o urgentes, solicitudes de reuniones… en fin, tu tiempo está siempre bajo ataque. La administración del tiempo se vuelve más difícil conforme aumenta la carga de trabajo, pero es fundamental para que prevengas el estrés. Así que trata de organizar tu día antes de que empiece.

El primer paso para lograr esto es que evalúes cuánto tiempo dedicas a tus actividades diarias. Luego, las listas de pendientes, aplicaciones de calendario y software de seguimiento del tiempo te ayudarán a permanecer concentrado y comprender mejor la eficacia con la que estás dividiendo tu tiempo.

Aprende a decir no

El comprometerse excesivamente es una de las causas más comunes del estrés laboral. Antes de asumir tareas, debes considerar si de verdad puedes con ellas, porque a medida que las actividades se acumulan y los plazos se acercan, te sentirás más abrumado y estresado.

Eso puede terminar por paralizarte. El antídoto más eficaz contra el compromiso excesivo es ser firme y establecer límites. En pocas palabras, debes aprender a decir “no”.

Delega

No quieras hacer todo solo porque piensas que nadie más lo hará tan bien como tú. Por supuesto, no sólo te deshagas de tareas como se te vaya ocurriendo porque lo más seguro es que suceda algo malo.

Lo primero que debes hacer es analizar si puedes delegar esa actividad o no; luego, prepararle todo lo necesario a la persona que la realizará en tu lugar para que la lleve a buen término (información clara sobre tiempo, recursos y otros detalles); y, por último, confirmar que todo lo proporcionado haya sido entendido.

Date un respiro

Unos minutos para despejarte del trabajo y los pendientes no te vendrán mal. Sal a caminar, lee algo que no sea del trabajo, tómate un tiempo para tomarte un café o algún bocadillo, platica con alguna persona… La idea es que te des un momento para despegarte de todo eso que te estresa y quizá esto te sirva para regresar un poco más lúcido a tus labores.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.