¿Cómo tener mañanas más productivas?

Una buena rutina matutina puede hacer que nuestro día sea más llevadero y termine de un mejor modo. Por supuesto, para lograr sacarle el mayor provecho a nuestras mañanas, es necesario tomar pequeñas decisiones graduales que nos lleven a conformar hábitos. Así que tranquilo, esto no se logra de un día para otro.

Aquí te damos algunas ideas que puedes ir implementando para tener mañanas más productivas:

Prepárate la noche anterior

Tal vez este consejo ya lo hayas oído antes. Tómate unos minutos de la noche para organizar los pendientes del día siguiente. Incluso, podrías decidir de una vez qué ropa te pondrás por la mañana, para que no andes a la carrera y no pierdas tiempo en escoger zapatos o pantalones.

Te puede llevar de 10 a 20 minutos crear una lista de tus tareas del día siguiente y decidir en qué orden las realizaras. Esto puede llegar a ahorrarte horas.

Administra tu energía, no tu tiempo

Siempre escuchamos eso de “administra tu tiempo”, pero quizá habría que darle un pequeño giro a la frase. Seguramente te has dado cuenta cuáles son tus horas productivas: para algunos son muy temprano por la mañana; para otros, al mediodía, y para muchos más, ya un poco entrada la tarde. Así que mejor haz las tareas pesadas, difíciles o que requieren de tu mayor concentración en el tiempo que te sientas con más energía.

Deja para tus horas menos productivas actividades que requieran tanto de ti, como contestar correos, hacer llamadas, etc.

Aléjate de tu teléfono

Si no es tan indispensable para tu trabajo, apágalo. El estar contestando mensajes, viendo redes sociales, estar al pendiente de notificaciones te distrae. Al menos, aléjate del teléfono cuando estés haciendo actividades que requieran mucho de tu atención.

Establece una rutina pre-inicio de jornada laboral

Esto te ayuda a superar la falta de motivación y a hacer las cosas, aunque no tengas ganas. Este pre-ritual, que puede ser meditar, tomarse una taza de café, darte tiempo para leer algo que no tenga que ver con el trabajo (o el conjunto de varias actividades), envía señales a tu cerebro para que se prepare para iniciar a trabajar.

No gastes tanto tiempo en comer

Y esto no se trata de que te brinques el desayuno, sino que el tiempo gastado por la mañana en preparar tu comida, comer y limpiar lo que usaste sea mínimo. Mejor deja esta parte para las tardes y velo como un momento de descanso del trabajo. Al iniciar el día, come alimentos más sencillos, que puedas preparar rápidamente o una noche antes, así tendrás mañanas más productivas.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.